Ir al contenido principal

EL ANCIANO, EL NIÑO Y EL BURRITO.

Esta es otra parábola- hipérbola, de esas pa' reflexionar "light" el fin de semana. Cuentito muy al estilo "mecsican curius". ¿Mis conclusiones? solo 2 cosas:


1.-Como sociedad y como individuos generalmente opinamos y juzgamos sobre la vida de los demás.
2.-Como sociedad y como individuos a veces nos dejamos influenciar y tratamos de darle gusto a todos menos a nosotros mismos para evitar ser juzgados, criticados, para no parecer un bicho raro o simplemente por no estar fuera de los "standares" que nos dicta la sociedad.

¡Al diablo con la sociedad!! Nunca estarán conformes.

Erase que era, un ancianito que iba rumbo a su muy pero muy remota comunidad, el camino era largo, tortuoso y su ùnica compañìa era su nieto y su burrito. Al cruzar el primer pueblo el anciano iba montado en el burrito y su nieto a pie entonces la gente del pueblo murmuro:
"Pinche anciano desalmado, ¡mira nada mas! el va cómodamente montado en el burro mientras el pobre niño va a pie".
Entonces el anciano decidió bajarse del burro subir a su nieto y seguir adelante, así continuo la travesía hasta llegar al siguiente pueblo, y entonces la gente murmuro:
"¡Mira nada más que escena! pero si el niño es joven y fuerte, el que debería ir montado en el burro es el anciano que ya esta cansado y no el niño".
Entonces el anciano decidió montarse en el burro junto con su nieto y seguir su camino. Al llegar al siguiente pueblo, la gente nuevamente los miraba y murmuraban:
"¡Pobre animal! que destino tan cruel, andar y andar sin descanso y sobreexplotado... ¿Por qué será la gente tan desconsiderada?.
Entonces el anciano decidio bajar a su nieto, bajarse del burro y seguir su camino, ellos a pie y el burro sin carga.
Finalmente llegaron a su comunidad. Cuando iba por la calle principal y rumbo a casa escucho a Don Chuy decir.
"Si será pendejo Panchito para que quiere el pinche burro si va andar a pie....."

Comentarios

Entradas populares de este blog

MONOLOGO TRISTE

A veces me pregunto: ¿realmente actuo como si fuera de otro planeta?
Y
¿Porqué la gente que esta cerca se aleja? ¿Por qué los que deberían estar cerca están tan lejos? ¿Por qué hay días que todos parecen insensibles?
Estoy harta de los perritos maltratados y sin hogar, de los divorcios, del desamor, de los embarazos no deseados, del dinero (tenerlo y no tenerlo), de los aviones privados, de Disney World, de la paronoía, de las amistades que se rompen por selección natural y porque no de la gripe, de la distancia, de no poder escribir una autobiografía ,a veces del flamenco y la poca atención de las bailaoras, de la competencia, de esperar, de las 7 horas, de las circunstancias, de la mestruación y hasta de que mañana sea miércoles. Si, ya sé, parece una queja ¿ y no tengo derecho a ella? No es que piense que el mundo esta contra mi.
Yo también hablo del mundo y sus mieles, pero hoy se me antojó sentirme triste, decepcionada y pareciera que solo yo, tengo tiempo para entenderlo en los…

Drive all night.

No hay sensación más fea que la de la derrota, la consumación de todos los miedos.
No hay nada más triste que desear llorar con todas las fuerzas  y no poder hacerlo.
Eso solo sucede cuando algo muy bello y muy profundo en ti,por fin dejó la agonia.
Ha muerto una ilusión, la más grande.
Mis ojos se ha secado
y yo solo pienso en manejar toda la noche.

Are you ready?

Te acostumbras a no estar, a no ser, a no pensar. Te olvidas de que existió.

Miras las fotos, los recuerdos, lo nuevo que hay en tu vida que no es mejor pero al menos diferente y piensas: ¡Estoy lista!

Lista para seguir sin ti, para salir adelante, para enfrentarme a los recuerdos sin miedo, y sin rencor.

Entonces apareces, con tu voz hundida por el dolor, por la pena, por el vacío, por la nada.

Me paro enfrente de las puertas del infierno y el canserbero me sonríe. No opone resistencia. Entonces decido abrirlas.

Aunque prometí cerrar todas las puertas has apelado a lo más profundo en mí: Compasión.

Vuelves a conectarte; apenas han pasado minutos cuando me inunda la ansiedad, el miedo, el dolor y todos esos sentimientos que son solo tuyos. A cambio, te entrego un poco de mi paz, de mi fortaleza, de mi cariño.

Sé que piensas que te lo debía y te lo cedo incondicionalmente. Sin preguntar.

He entrado en el infierno, pero ya no me quemo, solo contemplo... te contemplo y luego acaricio tu…