Ir al contenido principal

PROSA DE UNA LOCA



Llego al cuarto, aquel lugar con el que siempre soñó. Enmedio de la cama la pequeña almohada gris, gris metálico testigo de toda clase de confesiones y lágrimas.

Mullida y arrugada, así tan insignificante como parecía ella la quería como lo más preciado. Aquella pequeña almohada soportaría todo lo que fuera necesario para que ella se sintiera bien; les esperaba una dura prueba pero esta vez combatirían juntas.

Corrió hacia el cajoncito de los recuerdos y busco su foto, aquella en donde se veía más linda, joven y sonriente, con la mirada color miel de la inocencia de sus grandes ojos de cachorro. Un cachorro que se abre paso en medio de la existencia.

Colocó la foto en la almohada, asegurándose de que quedara fija como si ella y la almohada fueran un solo objeto.

...La miró por un lapso que parecía no terminar nunca. Por un momento pensó en aquello que haría y tuvo más miedo que nunca, pero justo ahi; en ese lapso, salió corriendo a la cocina, busco el palo de la escoba y volvió...


En el pequeño espacio,parada frente a si misma, intangible vs corpórea y sin más valor que el propio, comenzó a apalearla tan fuerte como pudo, con los ojos llenos de lágrimas pero sin dar al palo descanso.

La pequeña almohada, con cada golpe iba de una lado para otro y solo recordaba cada lágrima guardada en su gris textil. En pequeños intervalos entre palo y palo una confesión, cada día a su lado, palo y palo y solo aguantaba.

Las lágrimas que volaban con cada golpe caían en ella de vez en cuando por el impulso del aire, golpe tras golpe hasta que ella se cansó.

Tiempo después, ella se sentó en la cama y sin poder dejar de llorar se reviso las manos, que habían quedado lastimadas por la fuerza de los golpes. En ese momento la pequeña almohada dólida le preguntó:


¿Por qué me haces esto?
Y ella le respondió: Por que (tú) me lo haces todo el tiempo....


No soy tan joven, pero siguen en su lugar los mismos ojos, la misma sonrisa y la pequeña almohada turbia y gris que un día volverá a brillar....

I hold an image of the ashtray girl
of cigarrette burns on my chest
I wrote a poem that described her world
and put our friendship to test
and late at night whilst on all fours
she used to watch me kiss the floor
what's wrong with this picture?

Farewell the ashtray girl
forbidden snowflake
beware this troubled world.
You know we miss her
we miss her picture

Some times it's fated
disintegrated it
for fear of growing old
some times it's fated
assassinate it
for fear of growing old
can't stop growind old.


Pic by Ansel Adams
This Picture (Placebo)

LdF



Comentarios

Entradas populares de este blog

MONOLOGO TRISTE

A veces me pregunto: ¿realmente actuo como si fuera de otro planeta?
Y
¿Porqué la gente que esta cerca se aleja? ¿Por qué los que deberían estar cerca están tan lejos? ¿Por qué hay días que todos parecen insensibles?
Estoy harta de los perritos maltratados y sin hogar, de los divorcios, del desamor, de los embarazos no deseados, del dinero (tenerlo y no tenerlo), de los aviones privados, de Disney World, de la paronoía, de las amistades que se rompen por selección natural y porque no de la gripe, de la distancia, de no poder escribir una autobiografía ,a veces del flamenco y la poca atención de las bailaoras, de la competencia, de esperar, de las 7 horas, de las circunstancias, de la mestruación y hasta de que mañana sea miércoles. Si, ya sé, parece una queja ¿ y no tengo derecho a ella? No es que piense que el mundo esta contra mi.
Yo también hablo del mundo y sus mieles, pero hoy se me antojó sentirme triste, decepcionada y pareciera que solo yo, tengo tiempo para entenderlo en los…

Drive all night.

No hay sensación más fea que la de la derrota, la consumación de todos los miedos.
No hay nada más triste que desear llorar con todas las fuerzas  y no poder hacerlo.
Eso solo sucede cuando algo muy bello y muy profundo en ti,por fin dejó la agonia.
Ha muerto una ilusión, la más grande.
Mis ojos se ha secado
y yo solo pienso en manejar toda la noche.

Are you ready?

Te acostumbras a no estar, a no ser, a no pensar. Te olvidas de que existió.

Miras las fotos, los recuerdos, lo nuevo que hay en tu vida que no es mejor pero al menos diferente y piensas: ¡Estoy lista!

Lista para seguir sin ti, para salir adelante, para enfrentarme a los recuerdos sin miedo, y sin rencor.

Entonces apareces, con tu voz hundida por el dolor, por la pena, por el vacío, por la nada.

Me paro enfrente de las puertas del infierno y el canserbero me sonríe. No opone resistencia. Entonces decido abrirlas.

Aunque prometí cerrar todas las puertas has apelado a lo más profundo en mí: Compasión.

Vuelves a conectarte; apenas han pasado minutos cuando me inunda la ansiedad, el miedo, el dolor y todos esos sentimientos que son solo tuyos. A cambio, te entrego un poco de mi paz, de mi fortaleza, de mi cariño.

Sé que piensas que te lo debía y te lo cedo incondicionalmente. Sin preguntar.

He entrado en el infierno, pero ya no me quemo, solo contemplo... te contemplo y luego acaricio tu…