Ir al contenido principal

PARIENDO ILUSIONES


Domingo por la mañana, despierto con el deseo de olvidar y superar la maldición de Agosto, esto tiene que terminar...
Después del sueño, una comienza a perder la energía, ¿Energía? ¿Cuál energía? si prácticamente esta perdida.

¿Se puede seguir soñando y pensando en alguien que ya ni siquiera sueña o piensa en ti?
Y así uno tiene que salir al mundo, un mundo que no es un sueño, que es lo único real, maravilloso y permanente.
Por un momento siento temor; y el teléfono me mira pidiendo que marque un número para pedir ayuda y algo de compañía.
Pero... ¿Quien me podría acompañar en este viaje y conectarse? ¿Por que será tan díficil conectarse? Y es que es pedir que otros miren lo que miras, que otros sientan lo que sientes y no es así solo es una cuestión de compartir un sueño mutuo, alguien que quisiera compartir un sueño. No hay nadie en la lista... al menos físicamente.
Así que decido ir sola, a encontrar lo que hace algunas semanas perdí, con la esperanza de que alguna musa se encuentre de mi lado.
Dicen que no hay mejor manera de olvidar que recordando, así que emprendí el mismo viaje del 1 de Enero. Por esos días iba acompañada pero en realidad en ese viaje ya iba sola y esa sorda soledad al menos me permitió aprender el camino y admirar el paisaje.
Tome el auto y antes de llegar a la curva una breve escala por nicotina y cafeína y antes de salir de casa la cámara de video y la libreta de forma francesa con portada de Hello Kitty y que a muchos les parece rídicula e infantil. Kitty es uno de los mejores secretos guardados de mi infancia, aún mejor que Pillo y el oso cirilo; Kitty me guiñe un ojo y me marcho al camino.
Carretera soleada, por tramos verdes por tramos desolada, Coroneo una breve escala y la sensación de haberme perdido.

- Un retorno - ¿Era aqui? ¿No es por aqui? ¡Un letrero!, ¡Si! si era por aquí...


¿Que estaba buscando? ¿Aquella plaza simplona y vacía? eso era lo que muchos ojos veían pero yo solo quería aquella sensación de libertad que la primera vez no me atreví a confesar.

Desde la llegada aún con el sol brillando no dejé de sentir frío, pero no era el frío de la atmósfera, era un frío interno que me helaba las manos y el estereo del auto parecía regresar a la misma canción.

¿Quien me habrá robado el sol?, que hoy no siento su calor... y las ropas que cubrían mi piel han tornado desnudez, cuando escuches esto habrás llegado a... la plaza de la soledá...


Recordé ese día, vestida con mezclilla, un sweater negro y los ojos pintados de verde, a la entrada del pueblo el viacrucis que marca las caídas de Cristo, recordaba los mantos morados que quiza solo eran una premonición de lo que apenas días después me esperaba.
Ahi estaba completamente sola y sin miedo al símbolo infinito, ni al ocho, ni Agosto, ni siquiera a mí misma.
Estacioné el auto junto a la farmacia a un costado de la iglesia. Bajé del auto cámara y libreta en mano.
Subiendo por las escaleras, llegue al medio día al punto medio de la plaza, en un soleado pero brumoso día de verano que solo me recordaba el invierno.
Pegaba fuerte el sol, pero el aire no dejaba de castigar la piel como pequeños látigos en tu cara y el mismo aire me revolvía el cabello formando pequeñas serpientes como Medusa hechizando humanos y convirtiéndolos en piedra.
¿Y si caminaba para aquel lugar? ¿Llegaría a la tienda donde solo hay benson y encendedores chinos? No, no quiero ir para allá.
De pronto ví una camioneta negra y ¡helas! por un momento pensé en el caballo quemado... No, el no va en este juego.
Todo estaba igual que en aquello días de Enero con excepción del nacimiento descomunal.
Tomé la cámara y empece a filmar, entre paneos y paneos, nadie sabe lo que hago, nadie me conoce, nadie es nadie por que la plaza está realmente sola.
No hay brisa, ni mar, solo algunas palomas y espíritus decrépitos que habitan el atrío.

Me siento en la banca que en apareciencia he elegido, pero creo que ella me eligió a mi.
Y por fin puedo empezar con la introducción de "A y S"... que habitó por semanas en la mente, tomo la libreta y comienzo a escribir...

Esta historia comienza en la calle de la TristeSA, por que es TristeSA lo que siente mi corazón y no amargura... Antonella abré los ojos a un nuevo día con esta sensación, todo debido a un sueño que tuvo esa noche.
Le invade la mente y el primer pensamiento del día es aquel que reza¿Por que sigo pensando en él cuando él ya me ha olvidado?
Entonces Antonella salta de la cama y se repite a sí misma. "El no era para ti" -- Entonces se mira al espejo dorado, aquel que hay entre el cuartito y el baño- " Y su nombre no tiene 9 letras" y desolada recuerda, pero las 7 que tiene como me duelen...
-Regresa su mirada al espejo y es su mirada quien lo decide: ---

¡Tengo que irme!--- ¿Pero y si me voy? ¿No sérá huir? ... ¡Va!... Si es huir, entonces tengo que huir....


Hago una breve pausa y miro a mi alrededor, enmedio de la plaza y aún cuando no me he marchado, sé que tendré que volver. Entre el sol que empieza a herir y el aire que castiga como un látigo me veo sentada enmedio de la plaza pariendo una ilusión, la de ese momento y hasta puede que sea la última que me queda... la de los nombres de 9 letras y la historia de A y S...


Louve de France.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MONOLOGO TRISTE

A veces me pregunto: ¿realmente actuo como si fuera de otro planeta?
Y
¿Porqué la gente que esta cerca se aleja? ¿Por qué los que deberían estar cerca están tan lejos? ¿Por qué hay días que todos parecen insensibles?
Estoy harta de los perritos maltratados y sin hogar, de los divorcios, del desamor, de los embarazos no deseados, del dinero (tenerlo y no tenerlo), de los aviones privados, de Disney World, de la paronoía, de las amistades que se rompen por selección natural y porque no de la gripe, de la distancia, de no poder escribir una autobiografía ,a veces del flamenco y la poca atención de las bailaoras, de la competencia, de esperar, de las 7 horas, de las circunstancias, de la mestruación y hasta de que mañana sea miércoles. Si, ya sé, parece una queja ¿ y no tengo derecho a ella? No es que piense que el mundo esta contra mi.
Yo también hablo del mundo y sus mieles, pero hoy se me antojó sentirme triste, decepcionada y pareciera que solo yo, tengo tiempo para entenderlo en los…

Are you ready?

Te acostumbras a no estar, a no ser, a no pensar. Te olvidas de que existió.

Miras las fotos, los recuerdos, lo nuevo que hay en tu vida que no es mejor pero al menos diferente y piensas: ¡Estoy lista!

Lista para seguir sin ti, para salir adelante, para enfrentarme a los recuerdos sin miedo, y sin rencor.

Entonces apareces, con tu voz hundida por el dolor, por la pena, por el vacío, por la nada.

Me paro enfrente de las puertas del infierno y el canserbero me sonríe. No opone resistencia. Entonces decido abrirlas.

Aunque prometí cerrar todas las puertas has apelado a lo más profundo en mí: Compasión.

Vuelves a conectarte; apenas han pasado minutos cuando me inunda la ansiedad, el miedo, el dolor y todos esos sentimientos que son solo tuyos. A cambio, te entrego un poco de mi paz, de mi fortaleza, de mi cariño.

Sé que piensas que te lo debía y te lo cedo incondicionalmente. Sin preguntar.

He entrado en el infierno, pero ya no me quemo, solo contemplo... te contemplo y luego acaricio tu…

Drive all night.

No hay sensación más fea que la de la derrota, la consumación de todos los miedos.
No hay nada más triste que desear llorar con todas las fuerzas  y no poder hacerlo.
Eso solo sucede cuando algo muy bello y muy profundo en ti,por fin dejó la agonia.
Ha muerto una ilusión, la más grande.
Mis ojos se ha secado
y yo solo pienso en manejar toda la noche.