Recoged a un perro muerto de hambre, engórdalo y no os morderá.
Esta es la diferencia más notable entre un perro y un hombre.


martes, 25 de noviembre de 2008

TRISTA PENA



No sè si a todos les pase, pero hay días en que despierto cantando cierta canción sin estar segura del por que y entonces me da por escucharla toda el dia, una y otra vez como queriendo encontrar algo en ella.

Hoy me levanté pensando en el acorde con que empieza Trista pena y en la profunda y desgarradora voz de Nicolás Reyes (Gipsy Kings)

En las letras de alma gitana, desfasadas, sin ningún sentido y con todo a la vez.
Desperté pensando tambièn, en la carta sin respuesta, en la indiferencia y en lo que vendrá después.

En el amor agitanado, en los zapatos rojos de flamenco y en el corazón, la trista pena... esa que,
Yo sé que un día volverá...


Yo se que un dia volvera
trista pena
ya llegar voy ya
Yo se que un dia volvera
trista pena
yo la voy buscar
Y yo no me acuerdo de ella
amor amor amargo
amor bien agitanado
amor con mi querer

Hoy para vivir
amor confundi
y no sabe llorar

hoy manana vivir
no sabes confundir
un amor de verdad
pero ya lo siento ya

La que mas queria
amor mas agitanado
amor ya sin tu querer
Hoy para vivir
amor confundi
y no sabe llorar
hoy manana vivir
no sabes confundir
un amor de verdad
LDf

lunes, 24 de noviembre de 2008

ALQUIMIA DE LA RAZON



Quiero perder la razón, siempre fue así y poco a poco lo consigo... Buscando el momento más hermoso de locura.


"Las funestas equivocaciones de la vida no deben ser atribuídas a la ausencia de razón. Un instante de irracionalidad puede llegar a ser nuestro momento más hermoso.

Nuestras equivocaciones son producto de la lógica que rige al hombre. Entre ambas cosas media un abismo."


De profundis
Oscar Wilde


lunes, 17 de noviembre de 2008

LOS CONDENADOS


Desde una hoja de papel, un libro, un coche, un regalo, una casa, una taza o un vaso...


Pienso en "Los condenados" objetos, seres o personas que llegan a este mundo con un fin, con una función, pero por circunstancias de la vida, por el tiempo, por los minutos, por hechos fortuitos o inesperados se convierten en cosas inùtiles, despreciadas... condenadas.


Es la hoja de papel que nace dolorosamente de la corteza de un árbol... derribado.

Su razón de ser lleva una carga de dolor implicita;el árbol que muere y le dió la vida.
En esa hoja blanca podrían quedar impresas las más bellas palabras, el más lindo poema, una declaración de amor... Pero hay hojas que se convierten en sentencias de muerte, en notas suicidas o simplemente en un borrador mal logrado que termina echo bolita en el bote de la basura o es la hoja que se atora en la impresora que se mancha de tinta y no sirve mas.


Es aquel libro que espera con blancas hojas y fina pasta en la librería, espera por alguien que lea sus letras y posteriormente ser el digno adorno de un librero con otros títulos interesantes. Pero quien lo escoge, no se siente complacido con sus letras, así que decide deshacerse de él y lo abandona en una librería de segunda mano, a donde van a parar todos los libros despreciados por sus lectores y esperan por un nuevo dueño que valore sus letras mientras se llenan de polvo y sus blancas hojas se van tiñiendo de amarillo ocre.

Recuerdo algunos libros rescatados en esas librerías que huelen a viejo y dentro de sus páginas,encontraba viejas historias de viejos dueños. Separadores, hojas con números telefónicos, hojas de apuntes y notas...

Aquel auto que en instantes puede convertirse en un montón de chatarra, aquel que apenas sale de la agencia automotriz y alguien lo lastima con un golpe, una piedra, con un clavo en una llanta, o le deja un cicatriz imborrable en la pintura con una llave.

Esa linda casa que pudo cobijar entre sus muros la calidez de una familia, los juegos y gritos de niños, los ladridos de un perro... puede que, por causas del destino, tenga que cuidar en sus entrañas a secuestradores que ocultan a sus victimas, locos que maltratan a sus hijos, suicidas o víctimas que de un momento a otro cambiaron la calidez de su casa por la frialdad de su tumba.

Aquella casa queda condenada para siempre, marcada por ser testigo de los acontecimientos ocurridos dentro de ella.

Aquel regalo que se quedo guardado en un cajón, pues la fecha en que sería entregado estuvo marcada con un adios. 5 de Enero y un vale de $5 como recuerdo. Dentro de aquella luneta una carta que nunca vió la luz de aquellas pupilas que parecían rivalizar una con la otra.

Aquel vaso, tarro, plato,tasa, que resbala de las manos y se hace pedazos como a veces nos hacemos pequeños fragmentos nosotros mismos.

Los objetos condenados...

¿Y los humanos?

Cualquier dia uno se condena...

Aquellos ojos color miel que esperan por alguien que no llega
Aquel vientre esteril que desea un hijo.
Aquella mujer que ama a aquel hombre que no puede tener.
Aquel hombre que no sabe bien quien es, que no sabe a quien ama o si ama.
Aquel que muere en manos de quien confia

Y descubrir que un amigo no es amigo sino solo un fulano de tal.


Los objetos, los humanos... mientras unos tienen suerte en todo, otros somos en algo....
"Los condenados"


LdF.

jueves, 13 de noviembre de 2008

CRóNICA SOBRE LA PéRDIDA DE IDENTIDAD








Viví por casi 29 años en México Distrito Federal, 4 años antes, me dí a la tarea que conseguirme una casa lejos pero no tan lejos de México, pero que me permitiera dejar algunos km atrás la locura, contaminación y de otras realidades que vivía en ese tiempo.

De esta manera vine a dar a Querètaro. De Querétaro no recordaba mucho, solo aquellas vacaciones en el Holiday Inn de Constituyentes, que en esa època, cuando tenía 4 años era lo Inn de lo Inn. Vine con mis primos y mi tìa Lola y lo ùnico claro que tengo de ese viaje son las grandes letras verdes en manuscrita logotipo del hotel.


Con el paso del tiempo Querétaro se convirtió solo en el punto intermedio de mis mùltiples idas a Guanajuato. El estadio de la corregidora, era el ícono de la mitad del camino.

Hasta que un día hice escala y me encontrè con que era un lugar muy lindo y que tenía todo para hacerme feliz.

Empecé a hacer pràcticas ridìculas como comprar ropa en Querètaro por que me parecìa más bonita y original de la que había en Mèxico. Comprè una casa.
A pesar de que hoy me parece dificil perderme dentro de la cuidad; me perdía a cada momento, y me resultaba casi una misión imposible, llegar al Centro Comercial sin dar vueltas por media hora. El centro histórico era como un laberinto en el cual sentía que en cualquier momento llegarìa a una calle y un hoyo negro me devoraría con todo y auto.


Yo, estaba acostumbrada a mis chocolates del jarocho en Coyoacán, a mis helados de Roxy en la Condesa, a mis paseos por la Roma entre la Casa Lamm y el edificio Balmori, a 20 de Noviembre que tiene de frente la Catedral Metropolitana, a Lázaro Càrdenas con la Torre Latino y Bellas Artes, a perderme entre Reforma y la Lagunilla a pasear muchas horas entre las visitas a los museos de Reforma y los del centro teniendo debilidad por San Ildefonso y Santo Domingo.


Tenía en Querétaro un nuevo mundo por descubrir y yo necesitaba descubrir nuevas cosas, hasta que los primeros días de Enero del 2007, llegó esa llamada para un trabajo y sin pensarlo ni meditarlo 2 minutos deje todo y vine a Querètaro. No me arrepiento.

Pero, debo confesar que los primeros meses la pasé muy mal, hasta la gripa era más fuerte (los virus del df deben estar disminuidos con tanto smog) el trabajo era demasiado rudo para mi gusto y yo tenía seco el cerebro de trabajar en un lugar apático en Mèxico.

Acostumbrarse a la gente, al tràfico, a dejar tu paranoía a un lado, a la resistencia discriminatoria que tiene la gente de Querétaro por los chilanguitos, hicieron de mi casa una esfera de cristal de cual no quería salir.

Acá la gente no esta histérica, si pides una factura en un restaurante, las personas se toman su tiempo para atenderte, no te asaltan cada 5 min, ni vives en una nata de contaminación, pero por un lapso de al menos 3 meses tuve al menos 4 infracciones por manejar supuestamente a exceso de velocidad. En una ocasión un agente de trànsito me dijo que yo estaba loca y que tenía que entender que aqui no era el DF.

En varias reuniones escuche comentarios como ¡uy! otra chilanguita, o sobre campañas de exterminio para los oriundos del DF.

¿Que puedo decir? Uno debe estar conciente que la discriminación existe y esto no es nada comparado con muchas otras cosas terribles que hay en el mundo, al principio me deprimía, creo que ahora hasta me diverte.

El fin de semana pasado, regresé a México, hacía bastante tiempo que no iba, la ùltima vez no pase de Lomas Verdes. ( y eso no es ir a México, hay que adentrarse para conocer la verdadera selva)

Por muy tonto que parezca, un día antes de ir tenía miedo, tenía miedo de ya no poder manejar como antes y hacer mis chilangadas. Tenía miedo de no encontrar nada de lo que había dejado hace casi 2 años y creo que asì fue.

Fuí al concierto de Sarah Brightman y no estoy segura si en realidad es el lugar o que mi capacidad de admiración se ha disminuído. Del concierto puedo decir que estuvo lindo pero no terminé de entender el por qué de algunas cosas de la escenografìa y demás.

Por un momento me sentí como en aquel cuento de Cortázar (Las ménades) donde el protagonista no termina de encontrar lo maravilloso de la ejecución del maestro y se distrae sin querer escuchando los comentarios de la gente y pensando que todos son de cierta forma falsos y ni siquiera están seguros del por que están ahí.

Llegar al lugar del evento es como uno de esos cuentitos de la infancia que tenían finales diferentes y el estacionar tu coche en determinado lugar puede significar la tranquilad o pasarla mal el resto de la noche. Las mafias franeleras no se hicieron esperar con el cuento de que el estacionamiento "oficial" (en los conciertos se usa mucho esa frase, lleve su tasa "oficial" del evento) era prepagado ( lo cual era una tremenda falasia). Ingresar al recinto (otra frase apta para los conciertos) es dejarse envolver por la jauría humana y me divierte bastante el dress code sui generis que impera, que va desde mezclilla hasta abrigo de piel y tacón de aguja.

En el concierto, mi emoción solo llego con the phantom of the opera. Estuve pero no estuve, una parte de mí se encontraba oyendo las frases sin sentido de los chicos de atrás que no atinaban si el bicep's era un mùsculo o un hueso (¡?) y entre la Sra. que agitaba las manos emocionada cada canción aunque no estaba segura cual era y recitaba una serie de títulos que no correspondian. En el intermedio la gente corrió por sus palomitas y sus ho-chos. No sé, soy una mujer crítica y un tanto extraña, pues no termina de agradarme la combinación entre la gothic òpera y las palomitas con coca. Me parece un cuadro vulgar.

Al terminar el concierto un mar de gente corrió hacia la salida, igual que en las ménades (con la diferencia de que nadie atacó a los músicos ni al maestro) pero la gente se empuja y se golpea sin piedad, sin que esto tenga demasiada importancia para el golpeado o golpeador, lo realmente importante es salir lo más pronto posible para lidiar con la mafia franelera y lograr sacar el auto de aquel lugar antes de que llegue la grúa y se lo lleve al corralón. (corralón=palabra que para los chilangos causa una especie de terror superior al que causa Jack Nicholson en shinning. )

Con las misma cara del cuadro de Remedios Varo (mujer saliendo del Psicoanalista), dejé el recinto (ja) , con la mirada perdida y como despojándome de un rostro que no era el mío.

Algo perturbada llegue a mi casa por la noche.

Al día siguiente fui a Coyoacán, a desayunar quesadillas del mercado de fritangas con Rosy.

Rosy es una quesadillera feliz, marcada de los brazos por los millones de quesadillas que hace al día y los fines de semana. No estoy segura de que se llame Rosy, pero siempre entre las quesadilleras hay una Rosa o una Maria, que importa el nombre, si las quesadillas son muy buenas y ahora también las hacen al comal. (antes solo eran fritas)

Lo que verdaderamente disfrute de mi visita a Mx fueron esas quesadillas de requesón y mi chocolate del Jarocho que me elevó a otra dimensión, al menos, lo que duró el vaso renovado ahora con publicidad.

Partí de vuelta a Querétaro a las 5:00 de la tarde, extrañaba la tranquilidad de mi casa y la segunda de mi coche, pues iba manejando otro auto que no era el mío. Extrañaba la subida del libramiento sur a la altura del centro cívico y ver el atardecer entre nubes rojas y blancas que dan la idea de estar en el mar. Y manejar a 160 km/h y tomar las curvas rumbo a Sta Bárbara, llegar a la gasolinera, tomar el retorno y manejar de regreso a casa.

Nunca dejo de extrañar México, pero por primera vez extrañé Querétaro. También siento nostalgía por mi identidad, a la cual tambien extraño. pues como escribío Facundo Cabral hace ya bastantes años...

No soy de aquí... ni soy de allá...


LdF.

sábado, 1 de noviembre de 2008

DE LA MUERTE...



Nunca he sido mucho de fiestas... el día de la Independencia, la Navidad me parecen demasiado ruidosas y consumistas.

Tengo la fortuna de vivir en un país con profundas tradiciones (aunque lamentablemente se han perdido con el paso del tiempo) Puedo decir que si hay una fecha que me gusta es el día de muertos.

Por que no hay nada que me parezca más profundo que crear ese puente entre los que respiramos en esta dimensión y entre los que son energía o algo más en otra.


¿Y que hay después de la muerte? ¿Y es la muerte un estado físico pero tambien mental de los que nos quedamos aqui?

Citando a Jesús Ferrero en un entrada de su blog (mmdbb)" La muerte es lo que siente el otro cuando estamos muertos" Y si, por eso nosotros, los que nos quedamos aqui intentamos crear puentes que nos unan con lo que hemos perdido, con nuestro propio dolor en vida.

Por que el dolor de la muerte es un dolor que nunca se acaba y si me equivoco, que le pregunten a una madre que pierde a un hijo, o un niño que se queda huerfano. Y así el dolor de la muerte es el sentido de la vida, vaya concepto inmerso en una brutal paradoja.


¿Y que hay de la forma de morir? ¿Que pasa con aquellos que dejaron sus asuntos pendientes?

A veces aún tengo pesadillas por la manera en que murio Alejandro.

La novia celosa manda a un amigo a amenazarlo, el amigo se emborracha y lleva una pistola. El plan es solo asustarlo, pero se le pasa la mano y le dispara en el estomago. Con 23 años acaban con su vida y no solo muere él, muere un poco su madre, sus hermanas, su ex novia que hasta hoy seguro carga con la culpa, muere su primo y muero yo.

La muerte es una reacción en cadena y en cadena veneramos a nuestros muertos esperando algún día reunirnos con ellos.

Yo quisiera morir casi sin darme cuenta, en mi casa y satisfecha y procuro todos los días tener ese pensamiento para que mi muerte sea al menos parecida.

¿Quien no ha fantaseado con la idea de una muerte trágica? La muerte "tranquila" es el ideal pero la vida casi siempre nos aleja de lo "ideal".


Si no es ideal, que sea poética...por lo que hice una recopilación de mis muertes cinemátograficas favoritas:


1. Virginia Woolf, se suicida en el río, cargada de piedras para no tener posibilidad de arrepentimiento, convencida que por fin llego la hora. (Las horas)


2.-Alex Forrest la sensual y psicopata rubia de Fatal Attraction sentada en su departamento a media luz y con música de fondo de la ópera "Madame Butterfly"(un belle giorno per morire) se corta el cuello con un cuchillo de cocina. Esto en el final alternativo de la película (el final original es una chafada)


3.-Becky del Páramo le confiesa al juez que ella mato a Manuel y no Rebecca. Muere en aquel desván por el que se ven pasar los zapatos de la gente.
Rebeca le dice que cada noche aunque ella llegara muy tarde la esperaba despierta. Su madre entraba al cuarto y le besaba y ella fingía dormir y no se dormía hasta escuchar en la obscuridad sus tacones lejanos. (Tacones Lejanos)


4.-Sin mucho que decir Otto en los ojos de Ana (Los amantes del Círculo Polar)


5.- El último viaje del inspector Abberline en donde ve a Mary Kelly feliz con su hija adoptiva. Un mal viaje con opio y dos monedas para el barquero (From Hell)


Mi entrevista favorita de muertes trágicas:
La de Nacho Vegas para el gran poder sobre cabezas horneadas y la merienda freaky


Mi foto favorita:
La cruz de cenpazuchitl (Día de muertos, velación en Michoacán de GBC/ Vinny)


La rima LXXIII el fragmento final:

¿Vuelve el polvo al polvo?
¿Vuela el alma al cielo?
¿Todo es, sin espíritu,
podredumbre y cieno?
¡No sé; pero hay algo
que explicar no puedo,
que al par nos infunde
repugnancia y duelo,
a dejar tan tristes,
tan solos los muertos.


Honramos a la muerte, por que la muerte nos recuerda, que entre nacer y morir existe una vida


LdF

1 /11

Nos volveremos a ver en el día de TODOS LOS SANTOS...

Yo te quize, te quize tanto, hasta que encontré agotado mi amor por ti.