Ir al contenido principal

ROSTRO DE VOS

Tengo una soledad tan concurrida
tan llena de nostalgias y de rostros de vos
de adioses hace tiempo y besos bienvenidos
de primeras de cambio y de último vagón.

Tengo una soledad tan concurrida
que puedo organizarla como una procesión
por colores tamaños y promesas
por época por tacto y por sabor.
Sin un temblor de más, me abrazo a tus ausencias
que asisten y me asisten con mi rostro de vos

Estoy lleno de sombras de noches
y deseos de risas y de alguna maldición
Mis huéspedes concurren,
concurren como sueños
con sus rencores nuevos
su falta de candor.
yo les pongo una escoba tras la puerta
porque quiero estar solo con mi rostro de vos.

Pero el rostro de vos mira a otra parte
con sus ojos de amor que ya no aman
como víveres que buscan a su hambre
miran y miran y apagan la jornada.
Las paredes se van queda la noche
las nostalgias se van, no queda nada.
Ya mi rostro de vos cierra los ojos
Y es una soledad tan desolada...

Mario Benedetti.

Amanecía y me invadiò la melancolìa, en esta mañana soleada toqué aquella Soledad tan desolada...

LdF



El lado oscuro del corazón

Comentarios

Annabel M. Z. ha dicho que…
Una película que ya es un clásico imprescindible. Y el entrañable Benedetti. He tenido la suerte de escucharle recitar en dos ocasiones cuando ha venido a Alicante y es emocionante.

Un abrazo, Louve.

(Mil gracias por tu comentario en mi blog, me encantó)
MR. MORONDANGA ha dicho que…
MARITO, MARITO!...COMO DUELE EL CORAZÓN LEERLO...SUS PALABRAS DE SAL...ESAS QUE CAEN SOBRE LAS HERIDAS...

UN ABRAZO!
wuicho ha dicho que…
Peliculon... que bonito tener la posibilidad de recordar a partir de la sorpresa de reencontrar lo que en algún momento me movia!!...:)
Louve de France ha dicho que…
Gracias a Annabel, Mr y Wuicho por sus comentarios y por compartir el gusto conmigo por esta linda poesía del maestro Benedetti

Entradas populares de este blog

MONOLOGO TRISTE

A veces me pregunto: ¿realmente actuo como si fuera de otro planeta?
Y
¿Porqué la gente que esta cerca se aleja? ¿Por qué los que deberían estar cerca están tan lejos? ¿Por qué hay días que todos parecen insensibles?
Estoy harta de los perritos maltratados y sin hogar, de los divorcios, del desamor, de los embarazos no deseados, del dinero (tenerlo y no tenerlo), de los aviones privados, de Disney World, de la paronoía, de las amistades que se rompen por selección natural y porque no de la gripe, de la distancia, de no poder escribir una autobiografía ,a veces del flamenco y la poca atención de las bailaoras, de la competencia, de esperar, de las 7 horas, de las circunstancias, de la mestruación y hasta de que mañana sea miércoles. Si, ya sé, parece una queja ¿ y no tengo derecho a ella? No es que piense que el mundo esta contra mi.
Yo también hablo del mundo y sus mieles, pero hoy se me antojó sentirme triste, decepcionada y pareciera que solo yo, tengo tiempo para entenderlo en los…

Drive all night.

No hay sensación más fea que la de la derrota, la consumación de todos los miedos.
No hay nada más triste que desear llorar con todas las fuerzas  y no poder hacerlo.
Eso solo sucede cuando algo muy bello y muy profundo en ti,por fin dejó la agonia.
Ha muerto una ilusión, la más grande.
Mis ojos se ha secado
y yo solo pienso en manejar toda la noche.

Are you ready?

Te acostumbras a no estar, a no ser, a no pensar. Te olvidas de que existió.

Miras las fotos, los recuerdos, lo nuevo que hay en tu vida que no es mejor pero al menos diferente y piensas: ¡Estoy lista!

Lista para seguir sin ti, para salir adelante, para enfrentarme a los recuerdos sin miedo, y sin rencor.

Entonces apareces, con tu voz hundida por el dolor, por la pena, por el vacío, por la nada.

Me paro enfrente de las puertas del infierno y el canserbero me sonríe. No opone resistencia. Entonces decido abrirlas.

Aunque prometí cerrar todas las puertas has apelado a lo más profundo en mí: Compasión.

Vuelves a conectarte; apenas han pasado minutos cuando me inunda la ansiedad, el miedo, el dolor y todos esos sentimientos que son solo tuyos. A cambio, te entrego un poco de mi paz, de mi fortaleza, de mi cariño.

Sé que piensas que te lo debía y te lo cedo incondicionalmente. Sin preguntar.

He entrado en el infierno, pero ya no me quemo, solo contemplo... te contemplo y luego acaricio tu…