Recoged a un perro muerto de hambre, engórdalo y no os morderá.
Esta es la diferencia más notable entre un perro y un hombre.


domingo, 28 de marzo de 2010

LA SAETA

Y a propósito de la semana santa.

Huyo de las procesiones en San Luis Potosi, de las crucifixiones en Iztapalapa, de los padrecitos pederastas, de las marchas del silencio.

Me declaro andaluza y este año tampoco "puedo cantar ni quiero a ese Jesús del madero"...


miércoles, 17 de marzo de 2010

EL HAMBRE DE LAS FIERAS.


Tienen hambre, siempre tiene hambre.

Hambre de mirar para luego imitar,
Hambre de rasgar y desgarrar
Hambre que huele a carne,
Hambre que sabe a fuego.
Hambre que los hace temblar y les desorbita los ojos.

Y entonces se acechan por un tiempo
se visten con una sonrisa
se engañan con un falso amor
se toman de las manos heladas de la muerte

Hasta que un día no pueden más
y se devoran mutuamente.
Quedando nada... y todo para siempre.


LdF.
Ilustración
Juan Sebastian Barbera
Sin título.