Recoged a un perro muerto de hambre, engórdalo y no os morderá.
Esta es la diferencia más notable entre un perro y un hombre.


viernes, 25 de junio de 2010

INSTRUCCIONES PARA LLORAR

Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente.
Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca.
Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia dentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos.


Julio Cortázar
Manual de Instrucciones
Historias de Cronópios y Famas


Ldf

martes, 22 de junio de 2010

Siempre quedan cartas, que llegan tarde



Siempre quedan cartas.... Siempre llegan tarde...


Miercoles 16 de Junio, 2010.

Tengo mucha fé y muchas ganas de verte, estoy un poco ansiosa por el fin de semana, pero tengo la confianza que podamos platicar sobre nosotros. He pensado que ese lugar neutral sea el cafe Mosher o Juriquilla, ojalá para cuando leas esta carta, estemos hablando de las personas recalcitrantes, o acordándonos de Eros y Maria.

Sé que han sido días muy difíciles, sé que nos hemos lastimado mucho, pero también sé que te quiero y que todavía nos queda algo de esa noche en Rio Verde y de tantas cosas que hemos compartido.

Hoy tome esa cajita, la de la C y S, que tontamente no sabia como abrir cuando me la diste en Pozos ¿Recuerdas?. Es mi cajita de Pandora y ahi esta toda nuestra historia. Leí cada una de tus cartas y se me nublaron los ojos; me acordé de tantas cosas que hemos pasado juntos, me dí cuenta que todo era más fácil antes. No sé que nos cambió ni tampoco importa demasiado, por que lo unico que quiero es seguir adelante sin recordar lo malo que nos pasó, quiero que las heridas en nuestro corazón vayan sanando y que pronto podamos abrazarnos con nuestra nueva piel, como lo hace la naturaleza que renace sin que importe que acabo la primavera o el invierno. Quiero que podamos mirarnos y sonreir y que nunca dejemos de cantar juntos "a question of lust" mientras manejas.

Quiero que tu carita vuelva a sonreir y ojala cuando termines de leer esta cartita pueda darte un abrazo.

Te quiero.


Carpe diem cuam minimum credula postero

Ldf


sábado, 19 de junio de 2010

viernes, 18 de junio de 2010

DEL TIEMPO Y EL DESAMOR

Esta es la cara obscura "del Tiempo y el Amor" (abril 2009)

¿Y cuanto tiempo se necesita para desenamorarse?

Citando como siempre a Pablo Neruda, ¿Es tan corto el amor y tan largo el olvido?

Yo, simplemente no puedo escribir los versos más tristes esta noche, solo puedo escribir que me duele estar sola otra vez y no es por que le tenga miedo a la soledad sino simplemente por que no pude librar la batalla contra el siempre y el nunca perdiendo el ojalá.
Puedo decir que mis lágrimas fluyen por que no llegó el amanecer de la comprensión y por que los sueños quedarán atrapados en los recuerdos y los recuerdos en el olvido.

No habrá más canciones ni momentos mágicos, ni retratos, pero ya tampoco habrá reclamos ni discusiones, ni corazones heridos. Simplemente no habrá nada.

Hoy el lobo huye a su soledad, mientras el León restaura su reino. Tal ves sea cierto y los perros y los gatos no congenian.

Hoy fue un día gris y perdimos a Saramago quien me recordó que en efecto, "somos ciegos que pueden ver pero no miran y que dentro de nosotros tenemos algo que no tiene nombre y eso es lo que realmente somos"

Hoy mis sueños reposan en una lápida sin nombre.


"Como el negro escuchando a VanZandt cantar waiting around to die, como Juana de Arco al arder, como el santo a punto de perder la fe...
Y entre el dolor y la nada elegí el dolor."
NV./el tiempo de las cerezas.


domingo, 13 de junio de 2010

FULGOR

A medida que iba cayendo la tarde, las sombras de los árboles se diluían en el piso de la habitación y los grandes ventanales custodiados por barrotes, daban paso a la penumbra, devorando minuto a minuto la luz de aquel día que estaba por extinguirse. El juego de luz y sombra se convertía en una gran mancha negra como la tinta que accidentalmente se derrama en un papel.

Ahi esta el, recorriendo ansiosamente su cuarto de un lado a otro, presa de la angustia, con la mirada perdida y chispeante; sus cejas parecen unirse en una línea horizontal y sus pasos resuenan como un tambor fúnebre, en el viejo parquet con algunas maderas sueltas que se golpean unas a otras.

No alterna los pies al caminar, da un paso y arrastra el otro y solo da el siguiente paso solo cuando se han juntado nuevamente. No hay sincronía, sino un sordo contratiempo.

Aprieta los puños con fuerza y su respiración se acelera, en ese momento tiene la certeza de estar vivo, de no ser un ensueño, pues siente como la sangre recorre su cuerpo y percibe una bomba en su pecho que la gente común llama corazón.
No usa reloj pero sabe de tiempo, después de 500 pasos a lo largo de su habitación, inevitablemente aparecerá el fulgor, ese que llega después de que la sombra lo ha cubierto por completo, el mismo de aquellos días cuando se perdía el sol, aquella luz que se reflejaba en sus pupilas enmarcadas por las cuencas hundidas de sus ojos.

El mismo fulgor que lo dejo en los huesos, lo acostumbró a no comer, haciendo más evidente su prominente nariz catalana, el que le dejó marcas de ráfagas y esquirlas por toda la cara, el que lo convirtió en ladrón, asesino, hermano del enemigo, cocinero, sepulturero. El que le robo la cordura 25 años atrás; y lo cegó aquella luz, y sintió aquel dolor envuelto en un sofocante olor a pólvora que invadió su existencia, de terror, de locura.

Olvido como leer, pero recuerda algunas palabras; árboles, desertores, muerte, manicomio soledad, y sabe que nadie en casa quizo volver a verle.


Son las 8:00 en punto, esta por completar la cuenta de 500 pasos. Los reflectores que iluminan la calle del manicomio se encienden automáticamente, subiendo de intensidad.

En el último paso de la cuenta, aterrado, se detiene en la angosta pared que separa un ventanal del otro, es el único lugar seguro para que el fulgor no lo deje ciego.

En el viejo parquet encuentra de nuevo, reflejados a sus amigos, los árboles, ahora no los ve como una sombra difuminada de la mañana, sino como unos seres de profunda negrura atrapados en los ventanales.
Inmóvil, y atrincherado en la pared cada noche se pregunta:

¿Qué habéis hecho? ¿Por qué sois vosotros los que estáis en la cárcel?...




Texto LdF solo después de escuchar "El fulgor/NVegas, introducción de TLiterario de Carmen Simón 2009. Pensando en Leopoldo Maria Panero y el dolor de la guerra.

viernes, 11 de junio de 2010

rock & roll

Ya no tengo solución
se que no tengo remedio
Rock & Roll
para ser libres como el viento
Yo ya no tengo solución
se que te echaré de menos
yo nací para ser libre como el viento...

Amaral/ Gato Negro /Dragon Rojo


viernes, 4 de junio de 2010

ELEVADORES



Cuadrados enigmáticos de poderosa energía.

Son los elevadores aquellos que nos transportan de la obscuridad a la luz, colgando apenas de un hilo, que sostiene el peso de nuestra existencia.


Y cuando entró, en la soledad, aquella caja, guarda breves segundos de instrospeccción. Me escudriño en el espejo interior, veo correr breves hilos de luz entre piso y piso, escucho el monótono sonido... tin tun al llegar al piso. Entonces se abrirá la puerta y saldré, como si ese instante no hubiera sucedido.
LdF.