Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2010

EL NOVENO MES

Comienza Septiembre, se acerca el otoño y vienen los días de la verificación kármica.

Hace un año mi vida parecía resuelta, completa, me sentía amada y lo tenía todo.

Hoy mi vida no tiene solución, está incompleta y sin embargo sigo sintiendo que lo tengo todo y me siento amada.

Asi el noveno mes me hunde en una paradoja que encierra la verdad de mi existencia.

Absurda, Contradictoria... LIBRE.


EL MAL VIDRIERO

Leer Baudelaire, deja esa sensación díficil explicar, pero la clave (según FF y yo le creo) es ese giro hacia el final, esa atemporalidad que nos sacude mientras todo cobra sentido.

Entonces queda un eco que resuena en cada cual, según sus motivaciones.

¿Es el mal vidiriero el comienzo de todo?. ¿Es un instante de impulsividad lo que nos libera?.

¿Y vamos cargando inutilmente pesados vidrios transparentes, tratando de esconder lo que somos?.


Hoy solo pido cristales de colores.


EL MAL VIDRIERO/POEMAS EN PROSA/CHARLES BAUDELAIRE.

Hay naturalezas puramente contemplativas, impropias totalmente para la acción, que, sin embargo, merced a un impulso misterioso y desconocido, actúan en ocasiones con rapidez de que se hubieran creído incapaces.
El que, temeroso de que el portero le dé una noticia triste, se pasa una hora rondando su puerta sin atreverse a volver a casa; el que conserva quince días una carta sin abrirla o no se resigna hasta pasados seis meses a dar un paso necesario desde un año…

DE PRINCIPIO A FIN

El desencanto es una secuencia de imagenes en cámara lenta y de pronto todas esas imagenes corren a velocidades inusitadas, se agolpan en una sola.

Es una imagen obscura, una película sobre-expuesta, que refleja un estado:

"Indiferencia"

Y dicen que la indiferencia es lo que menos importa, pero ¿qué es lo que menos importa? podría ser cualquier cosa. Y cualquier cosa pudo haber sido en otro momento lo más importante, lo que a todo daba sentido.

Y el Sentido es aquello que nos duele y también lo que nos hace sonreir, aquello que entrecorta la respiración o nos hace suspirar, aquello que nos abriga o nos provoca escalofríos en la piel. Días de sol, noches de desvelo, lágrimas y palabras.

Las palabras de nada sirven, las palabras se las lleva el viento, como se lleva los falsos sentimientos y desnuda sin piedad absurda vanidad y orgullo.

Orgullo citando a Becquer : lástima que el amor en un diccionario, no tenga donde hallar cuando el orgullo es simplemente orgullo y cuando es di…