Ir al contenido principal

APRENDER Y OLVIDAR

Hay dos cosas que cuestan mucho en esta vida.

La primera es aprender, la segunda es olvidar.

Cuesta mucho aprender las lecciones de la vida. A veces nos parece tan fácil pasarlas por alto y cuando tendríamos que recordar lo aprendido, simplemente volvemos a caer como si fuera la primera vez.

Olvidamos lo que no deberíamos olvidar y sin embargo lo que nos lastima, lo que corta nuestro corazón en fragmentos lo llevamos clavado en el alma; esperando, deseando que el tiempo lo cambie, como si fueramos rocas en espera de la erosión. A veces pretendemos no entender lo que sucedió, cuando en el fondo es, lo que en otro momento ya habíamos aprendido.

LdF

Comentarios

Dario ha dicho que…
Olvidar lo que nos hace mal sería como rebobinar para caer nuevamente en errores. Si bien siempre caemos en los mismos errores, o creemos que es así y no lo es (Porque los años cambian y las experiencias también), similares a los anteriores no podemos permitir que se nos borren los malos recuerdo.
Son útiles... siempre.
Los buenos recuerdos vuelven a la larga, pero es interesante que vuelven cuando uno no los necesita. Eso es lindo. Creo que nuestra cabeza selecciona bien esos errores y los aciertos. Es lindo repetir aciertos, estar contento, y también es bueno cometer errores, tropezar... porque es una nueva aventura. Cómo uno sale de todas esas marañas de errores y piedras en el camino es parte de este juego.

Un besote grande... guarda la piedra... para eso estamos... ayudarnos a ver el camino.
Si, lo sé... estoy lejos...
Louve de France ha dicho que…
Darío, mi amigo obscuro que como siempre me llena de luz.
¿Otra gran contradicción?.

Ya hemos comprobado que la lejanía no existe en los corazones y gracias como siempre por estar ahi, aqui y en esos recuerdos que vienen siempre que los necesito =)

Muchos besos para ti.

Entradas populares de este blog

MONOLOGO TRISTE

A veces me pregunto: ¿realmente actuo como si fuera de otro planeta?
Y
¿Porqué la gente que esta cerca se aleja? ¿Por qué los que deberían estar cerca están tan lejos? ¿Por qué hay días que todos parecen insensibles?
Estoy harta de los perritos maltratados y sin hogar, de los divorcios, del desamor, de los embarazos no deseados, del dinero (tenerlo y no tenerlo), de los aviones privados, de Disney World, de la paronoía, de las amistades que se rompen por selección natural y porque no de la gripe, de la distancia, de no poder escribir una autobiografía ,a veces del flamenco y la poca atención de las bailaoras, de la competencia, de esperar, de las 7 horas, de las circunstancias, de la mestruación y hasta de que mañana sea miércoles. Si, ya sé, parece una queja ¿ y no tengo derecho a ella? No es que piense que el mundo esta contra mi.
Yo también hablo del mundo y sus mieles, pero hoy se me antojó sentirme triste, decepcionada y pareciera que solo yo, tengo tiempo para entenderlo en los…

Drive all night.

No hay sensación más fea que la de la derrota, la consumación de todos los miedos.
No hay nada más triste que desear llorar con todas las fuerzas  y no poder hacerlo.
Eso solo sucede cuando algo muy bello y muy profundo en ti,por fin dejó la agonia.
Ha muerto una ilusión, la más grande.
Mis ojos se ha secado
y yo solo pienso en manejar toda la noche.

Are you ready?

Te acostumbras a no estar, a no ser, a no pensar. Te olvidas de que existió.

Miras las fotos, los recuerdos, lo nuevo que hay en tu vida que no es mejor pero al menos diferente y piensas: ¡Estoy lista!

Lista para seguir sin ti, para salir adelante, para enfrentarme a los recuerdos sin miedo, y sin rencor.

Entonces apareces, con tu voz hundida por el dolor, por la pena, por el vacío, por la nada.

Me paro enfrente de las puertas del infierno y el canserbero me sonríe. No opone resistencia. Entonces decido abrirlas.

Aunque prometí cerrar todas las puertas has apelado a lo más profundo en mí: Compasión.

Vuelves a conectarte; apenas han pasado minutos cuando me inunda la ansiedad, el miedo, el dolor y todos esos sentimientos que son solo tuyos. A cambio, te entrego un poco de mi paz, de mi fortaleza, de mi cariño.

Sé que piensas que te lo debía y te lo cedo incondicionalmente. Sin preguntar.

He entrado en el infierno, pero ya no me quemo, solo contemplo... te contemplo y luego acaricio tu…