Ir al contenido principal

CRONICA DE ALGUNAS HORAS EN TU VIDA A LA HORA DE CENAR

Estoy deseando llegar un día a casa, llegar cansada, muy cansada pero con la seguridad de encontrarte.

Puede ser que hayas decidido trabajar hasta tarde, así que a lo mejor te encuentro pegado a la pantalla de la computadora resolviendo algún problema de pixeles mientras te fumas un cigarro.

Casí sin que te des cuenta te rodearé con los brazos y te daré un beso en la mejía, para que luego me respondas con uno en la boca.
Nos preguntaremos: "¿Que tal estamos?" y ambos responderemos "bien", pero, yo optaré por tomar una ducha mientras que tú decides dejar la pantalla atrás.

Con un poquito de suerte, ( y orden) siempre tendremos algo listo y preparado para la cena, así que nos sentaremos a ingerir el último alimento del día juntos, sin que nadie sirva a nadie y alternando responsabilidades y funciones propias del evento.

Haremos un resumen del día y sonreiremos de cuando en cuando. Por ejemplo, cuando en mi habitual torpeza se me caiga de vuelta a la leche, la fresa que le puse al cereal y simule una pequeña competencia de clavados.

Nuestras manos se hallarán en varios momentos durante su estancia en la mesa y para cuando hayamos terminado se habrán entrelazado al menos un par de veces y hasta puede que se nos escape un beso.
Al final de la cena "pelearemos" para poner todo en orden antes de dormir y cuando menos nos demos cuenta estaremos jugueteando en la cama...
Inevitablemente llegará el momento en que el juego termine y llegará ese momento que solo tú y yo conocemos.

Al final del día no quedará mucho por decir, bastará con un susurro al oído que suene a "Te amo" me quedaré semidespierta, contemplándote , para luego enredarme entre tus brazos y no soltarme nunca más...


Ldf
2011

Comentarios

Entradas populares de este blog

MONOLOGO TRISTE

A veces me pregunto: ¿realmente actuo como si fuera de otro planeta?
Y
¿Porqué la gente que esta cerca se aleja? ¿Por qué los que deberían estar cerca están tan lejos? ¿Por qué hay días que todos parecen insensibles?
Estoy harta de los perritos maltratados y sin hogar, de los divorcios, del desamor, de los embarazos no deseados, del dinero (tenerlo y no tenerlo), de los aviones privados, de Disney World, de la paronoía, de las amistades que se rompen por selección natural y porque no de la gripe, de la distancia, de no poder escribir una autobiografía ,a veces del flamenco y la poca atención de las bailaoras, de la competencia, de esperar, de las 7 horas, de las circunstancias, de la mestruación y hasta de que mañana sea miércoles. Si, ya sé, parece una queja ¿ y no tengo derecho a ella? No es que piense que el mundo esta contra mi.
Yo también hablo del mundo y sus mieles, pero hoy se me antojó sentirme triste, decepcionada y pareciera que solo yo, tengo tiempo para entenderlo en los…

Drive all night.

No hay sensación más fea que la de la derrota, la consumación de todos los miedos.
No hay nada más triste que desear llorar con todas las fuerzas  y no poder hacerlo.
Eso solo sucede cuando algo muy bello y muy profundo en ti,por fin dejó la agonia.
Ha muerto una ilusión, la más grande.
Mis ojos se ha secado
y yo solo pienso en manejar toda la noche.

Are you ready?

Te acostumbras a no estar, a no ser, a no pensar. Te olvidas de que existió.

Miras las fotos, los recuerdos, lo nuevo que hay en tu vida que no es mejor pero al menos diferente y piensas: ¡Estoy lista!

Lista para seguir sin ti, para salir adelante, para enfrentarme a los recuerdos sin miedo, y sin rencor.

Entonces apareces, con tu voz hundida por el dolor, por la pena, por el vacío, por la nada.

Me paro enfrente de las puertas del infierno y el canserbero me sonríe. No opone resistencia. Entonces decido abrirlas.

Aunque prometí cerrar todas las puertas has apelado a lo más profundo en mí: Compasión.

Vuelves a conectarte; apenas han pasado minutos cuando me inunda la ansiedad, el miedo, el dolor y todos esos sentimientos que son solo tuyos. A cambio, te entrego un poco de mi paz, de mi fortaleza, de mi cariño.

Sé que piensas que te lo debía y te lo cedo incondicionalmente. Sin preguntar.

He entrado en el infierno, pero ya no me quemo, solo contemplo... te contemplo y luego acaricio tu…