Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2016

Nuestras Posibilidades

Era Viernes. El primero de la temporada invernal.
Hacía frío y llovía; llegaba a nuestra cita pero la mesa de siempre estaba ocupada y el sitio atestado de gente escandalosa.
Tú no podrías tocar en el lugar habitual y yo tenía pocas esperanzas de ocupar "mi" mesa.
Al verme entrar, el encargado puso natural cara de asombro y seguro pensó para si: 
¡Lo que me faltaba! 
A pesar de ello, me ofreció una cerveza, una sonrisa y me invito a sentarme en la mesita de espera, diciendo amablemente:
¡Ahora lo resolvemos!
Apenas pasaron unos minutos, cuando apareciste con tu habitual sonrisa, (amo esa carita de borrego que pones a veces) me saludaste con un beso largo y te sacaste de la bolsa del pantalón: un chicloso deformado y un dulce de uva, (de los acuario). 
Solo atinaste a decir: ¡Elige!
Luego, volteaste y solo alcancé a escuchar como le susurrabas al mesero: "¡Te encargo por favor que acomodes a mi novia!"
No te diste cuenta, (sueles ser algo despistado o al menos pretender serlo…

ESQUIRLAS DE MIEDO

¿Tienes miedo de morir? No,  ¿Cuantas veces te has preguntado lo mismo en sueños?


Apenas hace poco tiempo, sentía mucho temor respecto a la muerte.
 Un día comprendí que en realidad no mueres, solo continúas de otra forma el viaje.

En teoría, dejas de temer a la muerte, pero entonces surgen otros miedos. Temores  que como las olas del océano, no sabes donde comienzan o donde terminan; que aunque parezcan reales, no son del todo tuyos.

Eso del amor es realmente complicado.

El proceso puede ser lento, tedioso, antiguo, inclusive, puede venir de otros momentos, de otras vidas. Todo parece estar conectado.
Comenzamos el día con un "te necesito," con una promesa de cariño, con un si quiero fluido y sin resistencia. Miradas entrecruzadas, manos entrelazadas y nuestra dosis habitual de no saber que hacer y complicarlo todo porque de lo contrario no seríamos nosotros.

Luego, en el instante más oscuro de la noche comenzó lo que he llamado "un poco de tu muerte"

Justo después …

EL AMOR ES ETERNO

Estábamos ahí, con todo dispuesto para hacer del amor lo que quisiéramos; pero ninguno quería hacer gran cosa.  Solo necesitábamos descansar.  Entonces, me tumbé en la cama boca abajo y tú hiciste lo mismo. Curiosa manía que tenemos en común.Nos miramos y cuando la inspección mutua se tornó profunda, yo cerré los ojos; tú, preso de la melomanía que padeces, seleccionaste una de las infinitas listas de reproducción y le diste play en alguno de los tantos dispositivos electrónicos que nos rodeaban. ¡Y yo que no tolero ni la música para dormir! Pero te lo consentí, como uno de los tantos gestos de cariño que me permito contigo. Te acurrucaste más cerca de mí y entre tanta oscilación abrí de nuevo los ojos. Solté la mirada 43; si, esa de: "por favor quédate quieto". Solo te reíste con ese risa tonta qué tienes cuando pretendes fingir seguridad... Luego, tomaste mi mano en una extraña torsión, hasta que conseguiste entrelazar nuestras falanges.  La mueca tonta cambió y como …